Sedimentos en la vesícula en Shar Pei, la nueva batalla de Barney

0
169
sedimentos vesicula perro shar pei curar

Hola arrugados amigos!

Hacía mucho tiempo que no se actualizaba la web, pero cuando me enteré de que a mi Shar Pei le aparecieron sedimentos en la vesícula, supe que tenía que contarlo.

Cómo saber si mi Shar Pei tiene sedimentos en la vesícula

Realmente el único que puede hacerlo es vuestro veterinario favorito, pero voy a explicar los síntomas fuimos viendo pero que no caímos en detectar que a nuestro amigo le aparecía algo en su interior.

Este verano Barney un día empezó a cojear con la pata derecha. Cuando hace eso es señal inequívoca de que algo grabe le pasa. Lo llevamos rápidamente al vete pero no le encontraron nada, le dieron un poco de antibiótico y a los pocos días estaba como siempre.
Ya en Diciembre por fiestas fui con Barney a casa de mi madre y me dijo que lo veía más delgado. Como yo lo veo todos los días no había caido en la cuenta. Su apetito era el mismo de siempre y su ánimo también. Aunque si que es verdad que al fijarme también me dí cuenta de que así era. Asi que empecé a observarlo más.
Nada de interés excepto que quizás bebiese más agua de lo normal. Pero también hay que decir que nuestro amigo desde que era bebé, cuando se pone a beber no para. Es increible la cantidad de agua que bebe, pero vaya, que es así.

Síntomas y detección de sedimentos en la vesícula del Shar Pei

Hace pocos días Barney se levantó con una cojera que no cesaba de nuevo, así que volvimos al vete. Esta vez el mensaje no era nada alentador, pues tras un análisis de sangre, y administrarle antibióticos, fuimos a casa a esperar los resultados. Al llamar por la tarde, la chica del vete me dio una noticia no muy buena, pues resultó que los niveles de fosfatasa alcalina estaban en 925 cuando lo normal es 0-135. Los leucocitos también estaban altos, 33.85 cuando lo normal es 6-17. Acabó sugiriendo que podría deberse a algo relacionado con el hígado o la vesícula y me dieron hora al día siguiente para hacerle una ecografía, pues debía ir en ayunas y además, debían sedarle. Ir en ayunas fue fácil pues en cuanto dio síntomas, automáticamente dejó de comer. Y así siguió los primeros días, sólo aceptaba carne en lata y poco o nada de pienso.

Allá que fuimos, y la que montó Barney en la clínica, no tiene nombre… Se pesó y confirmamos que había perdido 3 kilos desde Agosto, Como para la ecografía debe estarse quieto, le administraron la dosis normal para un perro de su tamaño. Hasta ahí todo bien. Tras varios minutos sin atisvos de dormirse, deciden aplicarle un poco más. Nos dejaron solos 10 minutos más y cuando parecía dormido, lo subimos a la camilla, se pone en pié y se baja de un salto ante la atónita mirada de todos. ¡Que no se dormía el tío!

Al final, conseguimos tumbarlo casi a la fuerza, y como seguía despierto y ya iba la eco, puse mi mano ante su hocico para que me oliese, cosa que le tranquilizó bastante. Lo primero que observaron es que el hígado estaba perfecto, lo cual me alivió un poco, creo que era lo más grave. Tras explorar el estómago e intestinos sin novedad, llegó a la vesícula, donde se veía claramente unas manchas blancas en las paredes. Eran como alargadas y no parecía (como observaron) que estuviesen muy compactas, lo cual era otra buena noticia.

Tratamiento para eliminar los sedimentos en la vesícula de un perro Shar Pei

Una vez finalizada la exploración, Barney, terco como él sólo, volvió a ponerse en pie por si sólo. Iba mareado claro, pero los veterinarios alucinaban con él. Tras la revisión, el tratamiento a seguir consiste en seguir con los antibióticos y añadir Ursochol. Es un medicamento para humanos, pero que funciona muy bien con los perros y parece ser que ayuda a la vesícula a eliminar esas impurezas y eliminar los sedimentos.

Tras seguir las cantidades y horas de las pastillas nuestro arrugado amigo mejoró bastante. Volvió a comer y a ser regular de nuevo al hacer de vientre, pues estuvo también estreñido el pobre. Tras 10 días más con la medicación fuimos a la revisión. La fosfatasa alcalina aún alta, había bajado un 50%, y tras una exploración rápido con la eco, en la que Barney se portó mejor que cuando le durmieron, se vió que los sedimentos prácticamente ya han desaparecido. En estos días también recuperó 1 kilogramo de peso.

En principio seguimos bien y con la medicación, que se la doy con trocitos de queso en lonchas bien envueltos, y entran como si nada. Le cambiamos la amoxicilina porque le empezó a dar reacción alérgica en la piel, nos lo cambiaron por enrox y en un par de días desapareció. A principios de Marzo volveremos para comprobar si finalmente han desaparecido los sedimentos en la vesícula de una vez, y mi mejor amigo arrugado el Shar Pei Barney, vuelve a ser el de siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here