Muchos perros son famosos gracias a sus profesiones: Laika la astronauta, Rex el perro policía, Scooby Doo el detective… Quién sabe si Barney pasará también a los anales de la historia por desempeñar un trabajo original. Desde luego, cualidades no le faltan y es que ya ha demostrado ciertas aptitudes en distintas disciplinas.


Tal vez sea un gran cazador pues todas las mañanas, cuando salimos de paseo, se vuelve loco persiguiendo a las palomas. De momento no ha tenido mucho éxito en sus cacerías pero como todo lo que le falta en habilidad le sobra en perseverancia confío en que pronto me traerá un conejillo para echarle a la paella. Hablando de comida, creo que mi Shar Pei también podría ser el primer perro pizzero del mundo y es que cuando viene el repartidor de pizza a casa siempre se las ingenia para bajarse con él en el ascensor. El chico y él ya son íntimos.
Otra cosa que le apasiona y de la que podría hacer su oficio es la limpieza. Lo mismo me recoge todas las pelusillas que se encuentra como si fuera una potente aspiradora, que me limpia los platos a lametazos cuando intento cargar el lavavajillas. No sé que haría yo sin su ayuda.
También le veo una vena de guardaespaldas. Desde hace unas semanas, no le permite a ningún otro perro que se acerque a mi. Si estamos en el parque y observa que algún chuchillo viene a saludarme, deja todo lo que esté haciendo para echarlo a ladridos. Quizás esta vocación haya aflorado desde el día en el que un Jack Russell salió corriendo como un galgo llevando entre sus fauces un billete de cinco euros que se me había caído al suelo. El pobre Barney se las vio y se las deseó para recuperarlo.

Sin duda, sería maravilloso que mi Shar Pei escogiese una de estas dignas profesiones pero mucho me temo que termine delinquiendo porque siendo objetiva tengo que reconocer que lo que más le gusta y lo que mejor se le da es robar. En serio, empiezo a preocuparme porque creo que tengo un perro cleptómano. Roba mis calcetines, mis cebollas, mis cojines… Menos mal que siempre me trae el botín mientras menea el rabito orgulloso de su hazaña, si no nunca encontraría nada. Me veo llevándole una lija a la cárcel dentro de un saco de pienso porque además de ladronzuelo es provocador. Cada vez que pasa el coche de la Nacional enfrente de casa les echa unas broncas alucinantes y creo que ya se han quedado con su cara.

3 Comentarios

  1. Jajajajaja muy divertido el post!! me he reido mucho!!

    Tienes un perro fantastico, jolin cuanto se parece a la mia!! Que ilu!

    A Electra le vuelven loca las palomas, los pajaritos..cualquier ave voladora! y lo mas gracioso es que se piensa que va a poder cazarlas!!

    Aunque un dia, viene cn las orejas un poco gachas, y la miro y digo… que llevas ahí (y tenia la boca cerrada, no se veia nada, pero tenia algo dentro!) y de golpe hace glub! y escupe un pajarito pequeñito, que no podia andar! pero estaba vivo… y entonces lo curamos y lo soltamos dias despues…Esta hecha una salvadora… aunque quisiera comerselo!!

    Un saludo 😉

    Nora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here