garrapata Archivos - Mi Shar Pei

garrapata

by -
6 234

No sé qué problema hay en mi cuenta de blogger pero desde hace semanas no puedo añadir comentarios a las entradas. Aprovecho este post para daros las gracias a todos aquellos que os habéis interesado por la salud de mi revoltoso Shar Pei durante los últimos días. Leyendo atentamente vuestros comentarios, me he sentido por momentos como un miembro del equipo del Doctor House en búsqueda de un diagnóstico. He de decir que hay quién ha dado en el clavo pero los lauros y honores los dejaremos para el final.
 

El viernes volvimos a la clínica para comprobar qué tal estaba yendo el tratamiento y pedir las analíticas. Barney seguía sintiendo mucho dolor en sus patas traseras y también se quejaba cuando le tocaban la pancita así que decidieron cambiarle el antinflamatorio por otro más fuerte. La veterinaria nos sugirió que además de las analíticas le hiciéramos unas radiografías para descartar enfermedades típicas del crecimiento.  ¿Cómo íbamos a decir que no? Viendo a tu pequeñajo triste, dolorido y sin apetito estás absolutamente vendido. Sólo quieres verlo bien y las deudas, el paro y demás pormenores pasan a un segundo plano.

Las placas salieron perfectas. Lo único que llamaba la atención era que habían muchas caquitas. Por lo visto, el dolor le impedía a mi peludo evacuar en condiciones así que esa misma tarde pasé por el trepidante trance de aplicarle un enema a mi cachorro. No daré más detalles respecto a este asunto por motivos obvios. La doctora nos entregó además la medicación inyectable para que pudiéramos tratar a Barney durante el fin de semana. Desde los primeros años de noviazgo, mi marido y yo no habíamos vuelto a dedicar un finde  completo a jugar a los médicos así que no puedo más que darle las gracias a la doctora por tal ocurrencia.

Durante el fin de semana, la mejoría fue evidente. La inflamación bajó, el apetito resurgió y la fiebre no volvió a hacer acto de presencia. La vitamina B que le inyectamos puso a Barney como una moto. Sólo quería jugar y correr. Estaba requetehiperactivo. Vistos los efectos, le pedí a la veterinaria que me pinchara lo mismo pero no la convencí.

El lunes volvimos a la clínica para recoger los análisis. Afortunadamente, en ellos se descartaban las posibles causas que más nos preocupaban: La leishmania y los problemas hepáticos y renales. Sin embargo, daban positivo en Rickettsia. Nombramos pues, Doctora Honoris Causa a nuestra querida bloguera Raquel, quien acertó de pleno con el diagnóstico.

Por lo visto, una intrépida garrapata se ha saltado todos los controles de seguridad (pipetas y collar antiparasitario) y ha mordido al pupas de mi, cada vez menos, cachorro. Para más inri, no ha sido una garrapata cualquiera sino una garrapata infectada por una bacteria un tanto asquerosilla cuyo pasatiempo preferido es destruir los glóbulos rojos pudiendo, si no es detectada a tiempo, a secar la médula ósea y a destruir algunos órganos vitales. Es increíble que algo tan pequeño pueda llegar a hacer tanto daño. Por suerte, con un diagnóstico temprano se evita llegar a estos extremos y previsiblemente, en poco más de un mes no quedará en el organismo de mi coleguita de cuatro patas ni rastro de semejante bichejo.