Shar Pei Archivos - Página 6 de 6 - Mi Shar Pei

by -
1 521
Iba a titular este post “El carácter del Shar Pei” pero qué sé yo si Barney tiene el temperamento de un Shar Pei al uso. La verdad es que muchos de sus rasgos coinciden con información que he leido por ahí acerca de la raza pero también tiene otras cosas que son “muy suyas”

En cuanto a los rasgos en los que coincide con el prototipo de Shar Pei, os diré que es un perro muy pacífico, tranquilo y nada agresivo, vamos, que es un perrito pachón. Le encantan los niños de todas las edades y tiene mucho cuidado cuando juega con ellos. No interactúa del mismo modo con un bebé de un año que con un niño de cuatro sino que adapta su juego a la fuerza del crío. Tampoco es muy ladrador, reserva sus ladridos para ocasiones muy especiales. También es un perro muy aseado. Aprendió enseguida a hacer pipí y caca en la calle y en caso de no poder aguantarse sabe dónde puede hacerlo estando en casa.

Como os adelantaba, también tiene cosas que no coinciden en absoluto con lo que había leído acerca de los Shar Peis. Por ejemplo, dicen que el Shar Pei es un perro independiente ¿De qué Shar Pei hablarían? ¡Del mío está claro que no! Barney es un auténtico perrito faldero. Nos persigue por toda la casa. Tengo un sofá enorme en el que le dejo echar la siesta de vez en cuando. Ahí podría estar a sus anchas pero prefiere hacerse un ovillo y apoyar su enorme cabeza sobre mi pierna.

Otra cosa sobre la que he leído mucho y con la que no identifico nada a Barney es la dominancia del Shar Pei. No sé si cuando crezca será más obstinado pero a fecha de hoy, con casi seis meses, tengo que decir que de dominante no tiene nada de nada. Cuando está con otros perros siempre acaba tumbado boca arriba. Da igual que juegue con perros más grandes o más pequeños que él, siempre termina dejándose hacer de todo. Además es muy obediente y basta con que le digas que “no” una vez para que deje lo que esté haciendo y se presente junto a ti espectante a la espera de una nueva orden.
En resumen, tengo un perro fabuloso: Tranquilo, pulcro, obediente y muy cariñoso. Es un compañero increíble al que es imposible no querer. También tiene sus rarezas, ya os hablaré de ellas en otro post, pero ¿a caso no son nuestras rarezas las que nos hacen especiales?


by -
3 577
Si eres una persona reservada, incluso uraña y escogiste un Shar Pei cautivado por su carácter independiente tengo que darte una noticia: El periodo de socialización de tu cachorro va a ser también tu propio periodo de socialización.
 Acostúmbrate a que tooooodo el mundo te pare por la calle para admirar a tu arrugado cachorro. En ocasiones puede resultar un poco agobiante. Si eres mujer y estabas acostumbrada a que los hombres miraran tu escote puede resultar además un tanto frustrante porque cuando pasees con tu peludo amigo dejarás de ser una fémina para pasar a ser un accesorio más del cachorro, como el collar o la correa.

Bromas a parte, poco a poco Barney fue perdiendo los miedos hasta el punto de tener que enseñarle, a aquel cachorrito con el que un post antes me peleaba para hacerlo caminar, a no tirar de la correa.

Cuando le colocaba el arnés se ponía súper contento porque sabía que detrás de ese gesto venía el mejor momento del día. Te recomiendo que le pongas la correa unos minutos antes de salir a la calle para que no relacione que colocársela y salir son causa y efecto. Así evitarás que se excite en exceso a la hora de ponérsela.

Cada vez que salgas a la calle procura llevar en los bolsillos una buena ración de golosinas para premiar todas sus hazañas. Que hace pipí, golosina. Que hace caca, golosina. Que responde a tu llamada, golosina. La técnica, como ves, no es muy compleja pero te puedo asegurar que resulta efectiva.

Es importante no darle mucha cuerda al perro porque tiene que acostumbrarse a andar al lado tuyo. En un cachorro de 8 kg no resulta muy problemático que vaya dando tirones pero si no pones medidas, 20 kg más tarde probablemente sea él quien te pasee a ti. Si estira demasiado acorta la cuerda, impera “no” y detén el paseo tantas veces como sean necesarias.

Siempre que tengas ocasión, suéltalo en un lugar seguro en el que pueda jugar con otros perros. Seguro que en tu localidad hay algún parque o lugar apropiado. Ellos disfrutan mucho y notarás que cada día está más despierto. Cuando veas que otros perros se suben encima de él, que lo mordisquean y que lo tiran al suelo, sentirás ganas de salir en su defensa pero no lo hagas, o por lo menos no a la mínima de cambio. Los perros juegan de este modo y tu cachorro se está divirtiendo. Está aprendiendo a relacionarse, a defenderse y a rendirse. Puede que en alguna ocasión suba con algún rasguño que deberás limpiar con Betadine rebajado con agua pero si son sólo rasguños, no te alarmes. Mi marido compara a estas magulladuras con cuando nosotros de críos volvíamos a casa con lasrodillas peladas y me parece un símil estupendo. En serio, no lo protejas en exceso porque así no espabilará en la vida. Si realmente le hacen daño se quejará y si no le gusta el juego de algún perro, lo ignorará. Limítate a disfrutar viéndolo disfrutar y de vez en cuando llámalo para que se acostumbre a acudir a tu reclamo. No olvides recompensar su obediencia con una buena dosis de caricias y una golosina.

Si practicas la llamada de este modo, en pocas semanas tu perro podrá pasear suelto junto a ti, ignorando incluso a otros perros o a otras personas que lo reclamen para darle una ración de mimos. Barney ya lo hace genial y os garantizo que la sensación que me produce es maravillosa.

by -
11 632
Es muy importante que acostumbres a tu Shar Pei a pasear desde muy pequeñito para que se habitúe a convivir entre coches, ruidos, gente, otros perros y demás estímulos. Cuando no tenga todavía todas las vacunas bastará con una vueltecita a la manzana pero resulta muy positivo que una vez esté completamente vacunado le dejes un mayor espacio para correr y jugar con otros perros.

Los primeros paseos con Barney fueron desesperantes. Todo le daba miedo. Miedo al ascensor, miedo a los coches, a las motos, a las sirenas, a la gente, a las palomas…
“¡Menudo guardián me he buscado!”, pensaba yo. No te preocupes si a tu cachorro le pasa lo mismo. Es normal que se asuste ante un mundo tan distinto al que le había rodeado hasta entonces. Lo único que debes hacer para que vaya cogiendo confianza es transmitirle serenidad. Hazle ver con tu actitud que todo lo que os rodea es absolutamente normal y en lugar de consolarle si se pone a lloriquear anímale a seguir hacia delante con determinación.

Otra cosa que me ponía negra durante los primeros paseos es que se iba parando a cada paso, tumbándose en el suelo y obstinado en no moverse. Al principio, le miraba, le alentaba, le daba palmaditas y demás, confiando en que eso le animaría a andar pero una señora (a la que le estaré eternamente agradecida) me explicó que si quería hacerle andar debía seguir otra estrategia. La comparto con vosotros por si os es de utilidad. Si tu perro no quiere andar, ni lo mires. Estira de la correa hacia arriba para que se levante, no hacia delante y dale la orden de “vamos” Hazlo tantas veces cómo haga falta y pasa de la gente si te mira cómo si fueras un desaprensivo. Probablemente no tengan perros y si los tienen, seguro que son unos mal criados. A mi este método me ha ido genial y en el próximo post os hablaré de lo agradables que son ahora nuestros paseos.

by -
3 285

Vale la pena que hagas la primera visita al veterinario cuanto antes porque, al margen de todo lo que propietarios como yo podamos compartir contigo por Internet, ellos son los únicos que pueden darte consejos profesionales y personalizados a las propias características de tu cachorro.

Creo que es importante que el cachorro asocie las visitas al veterinario como algo positivo y divertido. Hazle mimos durante la consulta, felicita su buen comportamiento y procura que esté tranquilo. Si no te gusta la actitud de tu veterinario no dudes en cambiar de clínica. Nosotros hemos tenido mucha suerte porque el “vete” es súper cariñoso. A Barney le encanta ir y me cuesta Dios y ayuda sacarlo de la consulta.

La primera revisión es muy importante. Revisarán sus vacunas y te citarán para las siguientes. Cotejarán que el microchip esté correctamente dado de alta y te informarán sobre si debes hacer algún trámite burocrático.

Vigilarán sus ojitos, que puede que sean la parte más delicada de esta raza y te informarán sobre si tiene entropión. Para evitar problemas oculares es importante que mantengas una rutina en la higiene de sus ojos. Se trata de hábitos muy sencillos que a penas te llevarán unos cinco minutos al día y que te pueden evitar muchos disgustos. El veterinario te enseñará a hacerlo, no obstante te explicaré cómo lo hago yo. Es súper sencillo y nos va genial. Pese a que Barney tiene el párpado plegado en los dos ojos probablemente no necesite operación. Los abre mucho y tienen buen color. Además, ten en cuenta que según vaya creciendo la piel de la cabeza se irá estirando por lo que seguramente cuando haya crecido totalmente sus ojos se abran mucho más.

Todas las mañanas dedicamos un ratito a la higiene de sus ojos. Los limpio con suero fisiológico y gasas estériles. Con ayuda de una jeringuilla, simplemente debes echarle unas gotitas de suero en cada uno de sus ojos. Para que queden bien limpios e hidratados es importante que abras bien sus ojos, estirándole la piel que rodea al ojo. Procura hacer esta operación desde atrás para que no se asuste. Con una gasa mojada en suero limpia las legañas que pueda tener alrededor del ojo y seca bien la humedad con otra gasa limpia y seca. Para evitar irritaciones, procura que esta zona esté siempre bien seca pues al estar llena de pliegues y muy expuesta a la humedad es especialmente propensa a ellas. Intentaré grabar un video con todo el proceso para que lo veáis mucho más claro

También revisarán sus oidos y te enseñarán a limpiarlos. Aunque el veterinario lo haga con bastoncillos tú nunca debes hacerlo así. Ellos saben muy bien lo que hacen pero alguien no profesional puede provocar lesiones en el odio del cachorro si sigue esta técnica. No te compliques la vida. Envuelve tu dedo con una gasa seca e introdúcelo en su orejita. Limpia con suavidad hasta donde llegue tu dedo y listo. Existen productos específicos para ayudar a extraer el cerumen. Consulta a tu veterinario sobre aquellos que le pueden venir bien a tu Shar Pei

Durante la revisión, vigilarán también el latido de su corazón, su temperatura (debe rondar los 38 grados) y en caso de que sea un macho, sus testículos. Es normal que los testículos no hayan descendido en el cachorro pero pide que los palpen para quedarte tranquilo.

Además de esta “ITV”, en nuestra primera visita al veterinario, éste nos dio varios consejos a tener en cuenta para su educación que me han venido súper bien y que considero que tienen mucho que ver en que hoy por hoy Barney sea un cachorro educado y tranquilo. Los comparto con vosotros:

Dale de comer siempre después de que tú hayas comido. Si llora, ignóralo. Si te pide comida arrimándote el morro o acercándose a tu plato, apártalo cogiéndolo del hocico y dile que “no” firmemente. Acabará rindiéndose y desistiendo en sus súplicas. Después de poco más de un mes en casa, Barney ya nunca pide comida. Mientras que mi marido y yo comemos él mordisquea tranquilamente sus juguetes o duerme.

Otro consejo muy útil que me dio el veterinario es el de ignorarlo cuando entremos o salgamos de casa. Si nunca has tenido un cachorro es muy fácil el caer en el error de hacerle una fiesta al cachorro cuando vuelves a casa y te recibe efusivamente moviendo el rabito pero debes saber que esto es contraproducente. Tu Shar Pei comprender que tus entradas y salidas son algo completamente normal para evitar el estrés por separación o que se abalance sobre tus visitas. Ten en cuenta que en pocos meses tu adorable cachorrito se convertirá en un perro fuerte y robusto con un ladrido ensordecedor.

No dudes en plantearle a tu veterinario cualquier otra duda que te pueda surgir por absurda que te parezca. Nadie ha nacido sabiendo y tu veterinario estará encantado de ayudarte a ser un buen amo para tu Shar Pei.

by -
14 993


Un domingo de Diciembre fuimos a por Barney a un criadero a varios kilómetros de nuestra ciudad. Lo llevamos a casa en el asiento trasero del coche, tumbado en una improvisada camita de cartón. Yo lo acompañaba mientras mi marido conducía. Sonará absurdo pero creo que desde ese mismo momento supo que nosotros eramos sus nuevos dueños. Estuvo súper tranquilo durante todo el trayecto, llegó incluso a dormirse. Me olisqueaba las manos y agradecía mis caricias a lametazos.

Al llegar a casa todo se convierte en un mar de dudas. ¿Tengo qué dejarle hacer esto? ¿Es normal qué haga eso otro? Para dar respuesta a muchas de estas preguntas, te aconsejo que nada más tengas al cachorrito contigo lo lleves al veterinario, él te dará muchos consejos útiles. Como ya te he comentado, Barney llegó a casa un domingo por lo que no pudimos vistar al veterinario hasta el día siguiente. En el próximo post os contaré cómo se produjo esa visita pero de momento sólo os voy a hablar de algunos comportamientos propios de esta raza que, de primeras, pueden llegar a alarmarte un poco pero que sin embargo son absolutamente normales.

Lo primero que puede llamarte la atención es que tu cachorro duerma muchísimo. Tranquilo, es algo súper normal. El cachorrito necesita dormir para estar sano. Mientras que cuando se despierte presente una actitud juguetona y tenga apetito no tienes por qué preocuparte.

Siguiendo con el tema del sueño nos llega otra duda ¿Es normal que mi Shar Pei ronque? Definitivamente sí. Debido a su hocico de hipopótamo es inevitable que el cachorro ronque, a veces, con asombrosa potencia. Os puedo decir que según van creciendo roncan menos y con menor intensidad. Barney el primer mes que estuvo con nosotros parecía un oso pardo hibernando, un mes más tarde sus sueños son mucho más silenciosos.

Para terminar con el tema del sueño, os contaré algo que me llevaba de cabeza hasta que se lo consulté al veterinario. Cuando duermen los perros sueñan como nosotros. Ellos, igual que las personas también se mueven en la cama o incluso “hablan” entre sueños. No te alarmes si observas que, dormido, tu cachorro mueve las patas aceleradamente, probablemente esté soñando que corre. Tampoco te asustes si da un estrepitoso espasmo, seguramente haya tenido la misma sensación de caer al vacío que todos hemos tenido en la cama alguna vez. También es súper normal que musite mientras duerme.
Por último, os hablaré de otra cosa que, hasta que consulté al veterinario, me tenía un poco mosqueada: El hipo. El hipo es muy común en los cachorros, así que si mientas que acaricias a tu cachorrito notas que da unos pequeños espasmos no te preocupes en exceso porque probablemente sólo sea eso. En unos minutitos se le pasará.

Espero que este post os resulte reconfortante si observais estos comportamientos en vuestro cachorrito.  Ya os iré contando más curiosidades que he ido descubriendo día a día con mi arrugado amigo.  Por supuesto, si os surge alguna duda que os gustaría compartir conmigo no dudéis en dejarme un comentario, si desde mi escasa experiencia puedo ayudaros estaré encantada de hacerlo



by -
0 193
Si has llegado hasta aquí, probablemente tengas un Shar Pei o estés dándole vueltas en la cabeza a la idea de hacerte con uno. Si te encuentras en el segundo de los casos, con este post me gustaría ayudarte desde mi propia experiencia a tomar la decisión más adecuada.



Antes de que yo me decidiese a traer a casa a Barney, pasaron varios años.  Me fascinaba todo lo que había leído sobre la historia y el temperamento de esta raza y me encantaba su pose majestuosa. Me entusiasmaba la idea de ampliar la familia con un miembro de cuatro patas y cara arrugada pero nunca había tenido una mascota de la cual responsabilizarme y me daba un poco de miedo no estar a la altura en el papel de mamá.


Si estás planteándote hacerte con un cachorro y a ti también te preocupa esto, enhorabuena, vas por el buen camino. Tu preocupación denota responsabilidad y esta es una de las principales cualidades que precisa un cachorro de su amo. Para tomar una decisión responsable es importante que antes de llevarte a casa al primer cachorrito que te mire con ojos tiernos te hagas estas preguntas y las respondas con sinceridad:


¿Tengo tiempo para dedicarle a mi cachorro?
A pesar de tratarse de una raza muy tranquila que se pasa media vida durmiendo , un cachorrito necesita mucho tiempo y dedicación. Deberás asearlo todas las mañanas, sacarlo a pasear unas tres veces al día, jugar con él, disciplinarlo, llevarlo al veterinario…


Si no dispones del tiempo suficiente para dedicarle, probablemente tu cachorrito acabe deprimiéndose pudiendo incluso a presentar algún tipo de trastorno en su conducta en el futuro. Si no suele haber nadie en tu casa durante muchas horas al día, probablemente este no sea el periodo de tu vida más idóneo para hacerte con un cachorro. Ten un poquito de paciencia, seguro que llega el momento oportuno.


¿Puedo afrontar los costes que supone tener un cachorro?
Lo que pagues cuando te entreguen al cachorro va a suponerte el menor de los costes a los que vas a tener que hacer frente a partir de ese momento. Cubrir las necesidades de un cachorro requiere más dinero del que te puedas imaginar.

Tu cachorrito necesitará un ajuar en el que debes contar, ciamto menos, con lo siguiente:
Camita (aprox 30€), unos cuantos juguetes apropiados (aprox. 30€), comederos (apróx. 30€) correa y arnés (aprox 20€), y cepillo (apróx 5€)

Además deberás alimentarlo con un pienso de gama alta. Un saco de 3 kg te durará, más o menos, quince días y te costará aproximadamente 25€. Además tendrás que darle golosinas para que aprenda a ser disciplinado, las que yo compro cuestan 4€ y le duran unos 10 días.


A parte de las vacunas de rigior (30€ aprox) las visitas al veterinario serán más frecuentes de lo que te gustaría. No te asustes. No es que los Shar Peis sean tan sumamente delicados cómo los pintan pero si que es verdad que debido a la morfología de su hocico son propensos a resfriarse y la de sus orejitas a padecer otitis. Un visita ordinaria al veterinario te costará unos 25€, si la haces en servicio nocturno debido a una urgencia deberás desembolsar aproximadamente unos 70€. La medicación para combatir un resfriado viene a costar unos 40€.


¿Estoy dispuesto a “sacrificar” algunas de mis pertenencias?
Por muy pendiente que estés de tu Shar Pei siempre habrá algún descuido que tu cachorrito aprovechará para morder tu sofá, tu mesa de centro, tus zapatos favoritos, etc. Debes asumirlo cómo algo más en su educación, no puedes desesperarte por ello. La única solución para que estas travesuras sean cada vez menos constantes son la disciplina y la paciencia.


Si has respondido honestamente “sí” a las tres preguntas, estoy segura de que serás un amo fabuloso y de que verás más que compensados esos pequeños sacrificios por el cariño, la compañía y la lealtad que recibirás a cambio.