Después de la calma… Tormenta

by -
10 707
No me tengáis en cuenta el desorden…

Hacía bastante tiempo que Barney sólo pisaba la clínica veterinaria para que revisaran sus ojitos. Estábamos muy contentos porque no han vuelto a presentar úlceras y cada día están más abiertos y lagrimean menos. Para mi regocijo, el pupas de mi Shar Pei últimamente parecía un Miura; corría más rápido, estaba más fuerte y se mostraba mucho más espabilado. No sé si a Barney tanta paz le resultará aburrida pero el caso es que nos ha durado muy poco.

 

Ayer mi pequeñajo estaba un poco cabizbajo. Apenas comió en todo el día y se movía muy despacio. Cuando le miraba me parecía estar viendo una película a cámara lenta. No tenía ganas de jugar ni me seguía por la casa como suele hacer. Alertada por este comportamiento, le tomé la temperatura y resultó tener un poco de fiebre. Como apenas eran unas décimas no le di mucha importancia. El calor en Valencia está siendo sofocante y deja rendido hasta al más pintao así que opté por mantenerle fresquito y dejarle tranquilo para ver cómo evolucionaba. Durante toda la tarde su temperatura se mantuvo estable y aunque se le notaba pachucho, se apreciaba una ligera mejoría. Se asomaba a la ventana a alcahuetear como de costumbre e incluso jugueteo un poco con su pelota favorita. Estaba casi convencida de que cuando se despertara a la mañana siguiente se mostraría tan vivaracho como siempre. Sin embargo, cuando mi marido volvió a casa a última hora de la tarde, ocurrió algo que me dejó perpleja.

Estaba yo recibiéndole en la entradita cuando escuchamos la sonora respiración de Barney a nuestras espaldas. Al girarnos, pudimos ver como movía su rabito desde el otro lado del pasillo apoyado sólo sobre tres de sus patas. El pobre, mantenía una de las patas traseras completamente en el aire incluso para avanzar. Siendo sincera, me dio bastante impresión verlo así. Le palpamos la pata y no apreciamos ninguna rotura. Aún así, era evidente que le hacía mucho daño. No podía ni sentarse, ni tumbarse con normalidad. Gruñía de dolor intentando acomodarse. Daba verdadera lástima.  Le hubiera llevado a la clínica en ese mismo momento pero a esas horas ya estaba cerrada. Mi marido y yo pensamos en ir a urgencias pero, muy a nuestro pesar, en estos momentos se nos hace literalmente imposible pagar un servicio de este tipo así que llamé a la clínica poco menos que suplicando ayuda. La doctora se resistió a decirme nada por teléfono pero ante mi insistencia, finalmente me aconsejó como medicarle hasta que pudiera acudir a la consulta de nuestro veterinario.

Esta mañana, Barney ya no tenía fiebre pero seguía alícaído y un poco cojo. Hemos ido a la consulta a primerísima hora y tras palparle con detenimiento, la veterinaria nos ha dicho que los ganglios de ambas patas traseras están muy inflamados. Según nos ha explicado la doctora, esta inflamación puede deberse a varios motivos, desde a una simple infección por la picadura de una garrapata, hasta algo autoinmune, pasando por enfermedades gravísimas como la leishmaniasis. Cuando la doctora me ha dado esa posibilidad se me ha hecho un nudo en la garganta. Me he ocupado mucho de proteger a mi pequeño de esa fatal enfermedad. Barney lleva el famoso Scalibor y cada mes le pongo una pipeta repelente. La veterinaria dice que cuando actúa la ley de Murphy da igual cuanto lo protejas… Si le toca, le toca. Intento ni pensar en esa probabilidad pero sólo saber que existe, me atormenta.

Barney ha salido de la consulta con tres pinchazos en el lomo: Un antinflamatorio, vítamina B y un antibiótico. La doctora nos ha pedido que mañana le volvamos a llevar para ver qué tal ha respondido al tratamiento. Dice que si no apreciamos mejoría, le harán un análisis de sangre para poder diagnosticar. Francamente, estoy muy preocupada pues aunque no cojea tanto como hace unas horas, sigue como un alma en pena. Mejore o no, mañana solicitaré las analíticas para descartar problemas serios y quedarme más tranquila. Ya veremos cómo las pagamos…
Desde luego, si antes de vivir con Barney me hubieran dicho que llegaría a preocuparme tanto por un perro no me lo hubiera creído. Hay veces que pienso que yo le necesito más a él de lo que él puede necesitarme a mi.

SIMILAR ARTICLES

9 522

3 388

10 COMMENTS

  1. Almudena no esperaba que Barney estuviera malito y me apena haber leido tu comentario,pero confio en que mejore lo antes posible,ya iras contando su evolucion y descartar la dichosa leishmaniasis,ya veras como no la padece,ya sé que decirte que no te atormentes no te servirá,pues yo a primero de mayo estuve muy preocupada con budy pues apenas comia y lo notaba apatico y resultó ser que hacia mucha calor añadido a que estaba muy inquieto por el tema de la monta.A veces piensas que se te va a ir de las manos,pero bueno vamos a ser positivas.Por cierto que tiempo tiene ya?,un saludito.Está precioso.

  2. Hola Almudena.Mi nombre es Bea. Después de haber tenido un shar-pei muy muy defectuoso (da para escribir un libro todo lo que pasé con Maya, era un pelo de oso) ahora tengo dos cachorros comprados en dos reconocidos criadores españoles y tengo que decirte que ahora tienen 8 meses y ni les he puesto pipetas, ni los he bañado desde que vinieron a casa, ni han vuelto al veterinario desde que les puse las vacunas. Es una pena lo que estos criadores del este indeseables estan haciendo con esta raza y otras muchas.
    Eso que cuentas le pasó a mi antigua perrita en varias ocasiones. La unica veterinaria que se atrevío a darme un diagnostico fue la directora de la universidad veterinaria de Lugo y para eso sin poder decirlo muy alto pues es algo que ellos todavía desconocen. Yo tengo varios libros de esta raza y en uno de ellos tocan bastante el tema de “la fiebre del shar-pei”. Un episodio o dos en la etapa de crecimiento no deberia de asustarte (mi macho ha tenido una hace 1 mes y con una aspirina infantil esta solucionado)El problema viene cuando esos episodios se repiten asiduamente pues el riñon se va dañando. A Maya la sacrificamos con todo el dolor de mi corazón en diciembre cuando sus riñones empezaron a fallar. Y aun con todo lo que pasamos con ella fue una perra feliz pero muy muy enfermiza. (Alergias, entropion, se le cerró el oido, ulcera de estomago, problemas renales, etc)
    Con esto lo que te quiero decir despues de toda esta experiencia es que no te pongas nerviosa, estudia bien los sintomas, nunca dejes que a tu perro le metan corticoides a no ser que sean extrictamente necesarios y desconfía mucho de los veterinarios cuando no te convenza su diagnostico (yo hasta que fui a la universidad no vi la luz, nadie tenia ni idea de lo que mi perra necesitaba)
    Esta raza es complicada y ojalá nunca tengas que vivir lo que yo viví (mi hermano me regalo a Maya con toda su ilusión pero a los pelo de oso cuando sale alguno en una camada los suelen sacrificar porque son portadores de todos los defectos y problemas de la raza y eso lo se ahora, aunque a mi Maya no la hubiese cambiado por ninguna otra, eso si, se sufre mucho por ellos cuando estan mal. Te pongo mi mail por si un dia te apetece hablar por telefono`por cualquier duda o lo que sea pues nos ponemos en contacto por el mail y encantada de contarte mi experiencia.
    Besitos y ya veras como es algo aislado y a Barney no le pasa nada grave.
    asm.distrib@mail.com

  3. Hola Almudena!Que pena lo de Barney… Por si te puede ayudar te cuento mi experiencia:Mi Shar pei Morena,tuvo los mismos síntomas que los de Barney, a pocos días de cumplir los 3 meses ( ahora tiene 4 meses)Fiebre, decaimiento, no queria comer, le daba agua con una cuchara para que no se deshidrate porque ni se movia de su camita y tenia la patita derecha trasera encojida,no la podia apoyar, caminaba en 3 patas.LLamá al veterinario urgente, me dijo que no podia recetarle nada hasta estar seguro de lo que podria ser y me dio un jarabe para bajarle la fiebre. Estuvo asi casi dos dias y después volvió a la normalidad. Le hicimos análisis de sangre y orina, los que para nuestra sorpresa, los valores de las enzimas hepáticas dieron bastante más alto que los valores normales. El veterinario sólo nos pudo dar un diagnóstico provisorio: la fiebre de shar pei y posible amiloidosis o enfermedad del riñon, que en el caso de tener esto, sería hereditario ya que se transmite solo por genética. Para que te quedes tranquila, no te preocupes que si tiene la fiebre no necesariamente tiene la otra enfermedad y pueden llevar una vida normal.Ahora tenemos que repetirle los análisis para chequear cómo siguen los valores.
    Esperemos que todo salga bien y que Barney se mejore pronto.
    un beso, Andrea de Argentina

  4. Hola Almudena&Barney; ¿No crees que se parec un poquito lo que os ha pasado con lo que pasó Ari? Solo puedo decirte que estes muy tranquila, mira el susto que nos llevamos nosotros y ahora mismo Ari esta como un toro!! Yo te aconsejaria que le hagas los análisis cuando podais para ver si se puede detectar la causa y poner remedio, además a nosotros el veterinario nos ha dado unas tiras reactivas para ver las proteinas en la orina y descartar problemas renales, por si le quieres comentar a tu veterinaria.
    Solo me queda mandarte ánimos y mucho cariño de los tres desde Pamplona.
    Besos

  5. Nosotros tenemos dos shar peis negros y el 9 de diciembre tubimos que sacrificar al gran amor de nuestra vida maya tubo toda clase de problemas entre tantos la no conocida fiebre del shar pei y por los sintomas que describestu perrito puede padecerla no pretendo asustarte pero deberias comentarselo atu veterinario y bajo ningun concepto lo trates con corticoides un saludo alejanddro desde galicia

  6. Mi estimada Almudena, Espero que esta vez los males de Barney sean solo cosas pasajeras y nada grave. Ya me imagino lon preocupada que debes estar, pero Barney siempre ha sido fuerte y con seguridad sale esta. Mucho animo a los tres!

    ricwen

  7. hola , nosotros tenemos dos shar pei , la mayor tiene muchos problemas de piel , y fue operada de las dos patas de atras , y tambien tiene la famosa fiebre del shar pei , la tuvo el verano pasado y este , uno de los sintomas es que secle inflaman las patas , y cuando se las tocas la encoje , pero poco a poco se recupera , aunque ahora mismo no come y tiembla mucho

  8. Saludos a todos, yo también tengo un shar pei, lo recogí de la calle con 8 meses (ya tiene 2 años y 2 meses), al principio era un demonio, pero a base de firmeza, castrarlo y cariño se ha convertido en un buen perro. Respecto a las enfermedades, debo de tener suerte (y toco madera) por que mi ejemplar es muy duro, mucho, sólo deciros que el sábado pasado le atropellaron, pensé que de esa no salía viendo como fué el atropello, la distancia a la que le mandó el coche y las veces que rebotó contra el suelo; pero para mi asombro en el último bote se levantó y vino corriendo hacía mí, lleno de heridas pero de una pieza. Alguna vez ha estado malo, y lo que siempre he observado cuando está mal, es que se aparta, busca un sitio escondido y se queda ahí quieto, ni come, ni juega ni nada, hasta que mejora. Tengo también un bóxer de la misma edad aprox. que el Sharpei y su reacción ante las enfermedades es completamene diferente, el bóxer aún malo sigue comiendo, sigue corriendo y sobre todo quiere seguir jugando.

  9. hola soy de argentina yo tengo una shar pei de 7 meses y tuvo sintomas como los que describen ningun veterinario me dijo lo de la fiebre le dieron aspirina y paso los episodios le pasan solos y no son muy frecuentes espero cuentes como esta barney y si alguien me puede recomendar un buen vet en buenos aires

Leave a Reply