Amistades Peligrosas

by -
2 97

Poco antes de que me independizara, mi madre compró una preciosa hembra de Pastor Belga. Era una cachorra estupenda, muy cariñosa, juguetona y obediente. Petra fue el primer perro que entró en mi casa y debido a la falta de experiencia, cometimos varios errores a la hora de educarla. Fuimos demasiado permisivos con ella cuando era pequeña y esto derivó en ciertos comportamientos poco deseables. Cuando entramos o salimos de casa se pone a ladrar y a brincar como una loca, estira durante el paseo y siempre anda mendigando comida. Al margen de estos detalles, es una perra formidable. Siempre ha tenido un carácter muy dulce y sereno. Aguanta estoicamente que mi hermano de cuatro años se suba en su lomo, le pegue golpes y le haga mil y una perrerías. Es extremadamente mimosa y no sólo con las personas, de quiénes siempre anda buscando caricias. Por extraño que parezca, he visto a Petra besar en el pico a un enorme guacamayo y acicalar a lametazos a una coneja.


El día que llevé a Barney por primera vez a casa de mi madre estaba entusiasmada. Tenía muchas ganas de que mi cachorro y la buenaza de Petra se conocieran. Estaba segura de que iban a hacer muy buenas migas ya que ambos son muy sociables y amantes del juego. A Barney le encantó la preciosa pastorcita. Nada más verla quiso jugar con ella. Sin embargo a Petra no le gustó en absoluto mi arrugado Shar Pei. Huía de él como alma que lleva el diablo e incluso llegó a enseñarle los dientes. Aquello me desconcertó muchísimo pues en siete años no había visto a Petra comportarse así con ningún otro perro. No se le veía agresiva sino más bien aterrorizada.

Mi marido y yo les llevamos a los dos de paseo intentando un acercamiento. No fue del todo mal. Se respetaron durante todo el trayecto e incluso hubo un besito entre ellos. Pensábamos que después de aquel ejercicio podrían compartir en armonía la misma habitación pero en cuanto regresamos a casa, Petra subió veloz las escaleras huyendo de Barney. Hemos llevado a nuestro Cabeza Buque a casa de mi madre en un par de ocasiones más pero no hemos conseguido que Petra confíe en él.

Mañana vamos de comida familiar al campo. Por supuesto, nos acompañarán Barney, Petra y Trotta, la Bichón Maltés de mi tía que es un auténtico polvorín. Espero que el ambiente campestre sirva para limar asperezas entre ellos y que todos disfrutemos de una agradable jornada. Ya os contaré como se nos da el día y subiré fotos de tan distinguido evento.

SIMILAR ARTICLES

9 522

3 388

2 COMMENTS

  1. Magnifica historia mi estimada Almudena,sobre todo al recordar que no se debe ser tan permisivo desde temprana edad con los cachorros, luego vienen las consecuencias. Por otro lado,pienso que Petra va a estar acompañada de Barney y Trotta, en campo abierto, por lo que creo que sera mas facil y comodo para la pobre y asustada Petra de empezar a entablar una buena amistad con Barney. Ya contaras el desenlace… 🙂

    Un abrazo

  2. Hola!!!! Me ha encantado el blog!!! y hablando de shar pei tengo un problemilla con mi bebé de 4 meses y mi otra bebé…
    Sucede que tengo una perra mestiza, es bastante grande y ya es mayor; ella es un amor, es muy cariñosa con las personas y con los perros, bueno, los ignora… es una muy buena compañera, pero he tenido problemas presentándolos. Al parecer mi cachorro no entiende bien las señales de mi perra, pues ella le advierte que no quiere que la huela o se acerque en determinado momento y el está tan interesado en ella que lo olvida todo. Ya le ha mordido, (por suerte no es grave, me impresiona la cicatrización!!!, y con los medicamentos, ya el mismo día anduvo bien, parece que ni le dolió pues no le teme para nada y quiere escaparse fuera para jugar con ella) y no he podido volver a juntarlos. Eso de que el Shar Pei no acepta otro que este sobre él es tan así??? porque va a salir muy mal parado si quiere dominar a mi perra. Quiero hacer que ellos vean su jerarquía, que se huelan y arreglen sus cosas y su lugar en la manada, pero la verdad ya estoy un poco asustada. Mi perra está celosa, se nota, y lo ignora cuanto puede pero lo regaña pues el invade su territorio y no se somete, quizás porque no entiende y es muy bebé…
    Leí e investigué esta raza, pero nunca sabes todo hasta tenerlos en casa y cada individuo es distinto.
    Quiero ser positiva y pensar que esto va a resultar pues no voy a renunciar a ninguna, como podría hacerlo??? son parte de mi manada…
    Bueno, espero no aburrir, un abrazo
    Paula M.

Leave a Reply