En busca de un seguro para mi Shar Pei

by -
0 137

El viernes llevamos a Barney al veterinario para que controlaran cómo iba su patita después de los tres días de tratamiento. Estaba convencida de que le darían el alta pues ya no cojea en absoluto. Sin embargo, cuando le exploraron volvió a quejarse por lo que tenemos que continuar con la medicación y el reposo hasta el martes. En cuanto a la queratitis, me dieron unas gotas para que le limpie con ellas los ojos. Se trata de una composición más espesa que el suero que mantiene el ojo lubricado durante más tiempo. De momento nada de puntos aunque es más que probable que cuando haya crecido del todo no se libre de la operación de entropión.


De vuelta a casa comencé a pensar en todas las veces que había acudido a esa consulta desde que Barney se unió a nuestra familia hace ya casi tres meses: Amigdalitis, resfriados, vacunas, cojeras, revisiones… Y en las futuras visitas que previsiblemente tendría que volver a hacer en los próximos meses. Tal vez sea un poco hipocondríaca. Probablemente la mayoría de las dolencias de mi cachorro hubieran desaparecido con el mero paso del tiempo pero no podría perdonarme que le ocurriera algo por no acudir a tiempo al veterinario así que mucho me temo que mis visitas a la clínica seguirán aumentando en la misma proporción en la que disminuye el saldo de mi cuenta corriente.
Con todo esto en la cabeza pensé en que tal vez sería una buena idea contratar un seguro de asistencia veterinaria que me ayudara a paliar el desembolso que supone este tipo de gastos. Empecé a asesorarme sobre estos servicios y quedé
saturada ante la amplísima oferta existente. Infinidad de modalidades, de coberturas, de exclusiones, de tarifas, de cláusulas…. Lo primero que me llamó la atención es que la mayoría de las aseguradoras no ofrecen seguros para mascotas que únicamente cubran gastos sanitarios sino que comercializan paquetes en los que se incluye la responsabilidad civil, los gastos ocasionados por fallecimiento del perro, etc.  La mayoría de estos servicios me resultan totalmente prescindibles pues mi seguro de hogar ya los cubre. Además las coberturas sanitarias ofertadas son muy escasas. Se limitan a la asistencia en caso de enfermedades muy graves y accidentes, quedando excluidos todos los gastos rutinarios como revisiones, vacunas, desparasitaciones, prueba de diagnóstico precoz de leishmaniosis, etc

Existe otro producto comercializado directamente por las propias clínicas veterinarias llamado “iguala” que si cubre todos estos gastos y que además ofrece importantes descuentos en cirugías, pruebas clínicas, medicación y cualquier otro tratamiento que el perro necesite. Aunque todavía tengo que estudiar diferentes ofertas, creo que en general este servicio se adapta mejor a mis necesidades y que terminaré decantándome por él.

Si como yo estás pensando en contratar un seguro de salud para tu Shar Pei, te aconsejo que no te dejes embaucar por las ofertas de empresas que anuncian cientos de coberturas inútiles y que te centres en encontrar un producto que te ayude a afrontar los gastos provocados por las enfermedades a las que esta raza es más propensa, como infecciones, alergias y problemas oculares. Puede que nuestro Pei sea atacado por un Lince Ibérico cuando lo paseemos por el monte pero no es lo más probable así que más vale ser práctico.






SIMILAR ARTICLES

9 522

3 388

NO COMMENTS

Leave a Reply