El día que compré a mi Shar Pei

by -
10 276

Hoy trataré un tema sobre el que llevaba varios días queriendo hablar pero que me he resistido a tocar hasta ahora un poco por pudor, un poco por mala conciencia: El día que compré a Barney.

Nunca olvidaré la primera vez que vi un Shar Pei. Se trataba de un macho color chocolate que, tranquilo, acompañaba a su amo mientras éste desayunaba en una cafetería. Quedé cautivada ante su porte atlético y su serena mirada. Me gustó tanto, que no pude resistirme a pedirle a su dueño que me dejara acariciarlo, cosa muy poco habitual en mi. Desde ese mismo momento supe que si alguna vez tenía un perro sería un Shar Pei y empecé a informarme sobre ellos. Cuantas más cosas descubría de esta raza más convencida estaba de que se trataba del compañero perfecto para mi. No obstante, pasaron varios años hasta que se dieron las circunstancias apropiadas para poder darle a un cachorro todas las atenciones que requiere.

Cuando a finales del año pasado, mi marido y yo nos decidimos definitivamente a adquirir un cachorro consultamos cientos de anuncios en Internet en los que se ofrecían camadas hasta dar con este:

SHARPEI machos en venta sharpei machos por 390, pueden venir a verlos personalmente,,,,,,,,,,,,,,,,, VALENCIA Publicado:21-12-2010 12:15:23.

(Sí, si el de la foto es Barney!)

Nos llamaron la atención dos cosas que nos llevaron a contactar con el anunciante: El precio (prácticamente la mitad de lo que habíamos visto hasta el momento) y la localización (todos los criaderos que conocíamos estaban muy lejos de nuestra ciudad). Les enviamos un correo pidiéndoles información sobre las garantías de los cachorros y nos contestaron lo siguiente (copio y pego)

hola las garantias son 15 dias viricas y 6 meses congenitas , microchip,vacunas,cartilla,desparasitados,factura de compra estoy en la provincia de castellon si quieres venir a verlos llamame al xxxxxxxxx.saludos.

Así que llamé y me indicaron que eran criadores especializados. La chica que me atendió me transmitió total confianza y me invitó a ver a los cachorros sin compromiso. Tras consultarlo con mi marido nos decidimos a visitarlos. Llamé a la chica otra vez quién me dio las señas exactas del criadero que, para mi sorpresa, resultó estar situado en un pueblo de Tarragona. Increíble, en el anuncio estaba en Valencia, en el correo en Castellón y en el mapa en Tarragona…

Llegó la fecha acordada y mi marido y yo subimos al coche con el dinero preparado, una camita para nuestro nuevo compañero y un montón de ilusiones. Cuando llegamos, nos desconcertó un poco la imagen del sitio. Me recordó a la granja donde mi abuelo tenía al ganado cuando yo era pequeña pero como no había visto ningún otro criadero hasta entonces, pensé que sería lo normal. Llamamos a la puerta y no nos abrió nadie. Sabíamos que había gente porque se escuchaba música y voces así que llamamos de nuevo a la chica por teléfono. Nos dijo que ella no había podido ir pero que su jefe estaba limpiando por ahí, que insistiéramos y seguro que nos abría. Insistimos, insistimos e insistimos pero ahí no abría nadie. Estábamos ya apunto de volvernos a Valencia con nuestro dinero, nuestra camita y nuestras ilusiones cuando quiso el azar que el tal jefe, saliera a la calle a mear justo enfrente de nosotros. Ante nuestra presencia, se guardó la pinga y nos saludó con efusividad.

El chico resultó ser un muchacho del este que a penas hablaba castellano. Nos invitó a pasar a una salita destartalada con un par de sofás y un ordenador y le pidió a un compañero en un idioma inteligible que nos mostrara a los cachorros. Al poco apareció el otro muchacho con Barney en una mano y otro hermoso Shar Pei, mucho más gordito y arrugado en la otra. Me deshice. Empecé a abasallar al jefe con las típicas preguntas que se hacen en estos casos pero a penas me entendía. Por un instante la mirada de mi marido y la mía se cruzaron y estuvimos apunto de salir huyendo. Aquel ambiente tan rancio no era para nada lo que habíamos imaginado y excepto aquellos dos adorables cachorritos que metieron con nosotros en aquella sala no vimos ningún otro perro en ningún momento. El chaval debió adivinar nuestras intenciones y se apresuró a posar a Barney en los brazos de mi marido. Su mirada espantada se llenó de ternura cuando comenzó a lamerle la cara. “Nos lo llevamos, qué carajo”

Le entregué al muchacho el dinero y a cambio me dio a mi cachorro, un pasaporte de la República Eslovaca (que se afanó en explicarme que era totalmente válido) dónde se indicaba que tenía todas las vacunas, el certificado del microchip, un albarán de compra y un par de raciones de pienso. Me informó de que en un par de días recibiría el resto de documentación por correo y nos despidió sin ni siquiera darle una caricia de despedida a Barney.

La documentación nunca llegó. Llamé varias veces a la chica reclamándosela hasta darlo por una guerra perdida. Busqué información a cerca del criadero en Internet y no encontré nada más que anuncios similares al que os he mostrado y un comentario en un foro de una muchacha que había tenido problemas con ellos.

>Cuando llevé a Barney al veterinario me hicieron hacerle un pasaporte español y no sólo eso, también tuve que cumplimentar un impreso específico para perros que vienen de países del este (casi 60€) y revacunarlo de la rabia. Desde luego lo que creí ahorrarme en un principio lo terminé pagando en trámites burocráticos.

>Aunque en un inicio quise hacer una compra responsable, no tardé en darme cuenta de que había contribuido a alimentar a una mafia que trafica con animales indefensos. Con esta entrada, lo único que pretendo es recomendaros que no cometáis el mismo error que cometí yo. Jamás volvería a comprar un cachorro en un sitio que no me transmitiera absoluta confianza.

No me siento nada orgullosa de haber adquirido a mi cachorro en esas circunstancias pero mentiría si dijese que no me reconforta verlo tan feliz en casa. Ahora, cuando le riño suelo decirle “Barney, o te portas bien o te llevo con los eslovacos”

 

SIMILAR ARTICLES

9 522

3 388

10 COMMENTS

  1. Me gusta este post. Aunque se llevaran nuestros cochinos euros esa gente tan rara, podemos decir que le rescatamos de vete tú a saber qué, y, la verdad es que me siento orgulloso de tener a Barney y sólo a Barney. Viniendo de donde viniese.

  2. Desgraciadamente hay mucho pirata suelto que se lucra a costa del sufrimiento de los animales. Es una pena que en este nuestro querido pais no se tomen mas medidas para evitar estas cosas.
    Barney debe estaros muy agradecido por haberle adoptado.

    Un saludo,
    Raúl.

  3. Hola Raúl!

    Desde luego que lo está. Parece mentira que los animales sean más humanos que muchas personas!

    Por cierto, ¿cómo va tu cachorro? Debe estar enorme!!

    Un abrazo!!

  4. Hola! hoy no paro con los comentarios jeje!

    Mi opinion al respecto es que claro que Barney va a estar muy agradecido de que le ayais sacado de alli, pero hay que tener en cuenta que esta gente del este hace muchas cosas malas con perros, y si las hacen es porque hay demanda, porque hay gente que los compra… Hay muchisimos videos, de como traen estos perros a españa, los acinan y sufren una barbaridad, sin higiene y sin buena comida, por lo tanto muchos de ellos se mueren al llegar aqui y claro, si la gente no comprar (animales que vienen del este) no los venderina…

    Hay que mirar mucho eso siempre, ya que muchas veces somos nosotros los que provocamos estas situaciones. Almudena no te lo tomes personalmente, ya que como tu has dicho no sabias que venian de alli…

    Pero por ejemplo en tiendas de animales como Misterguau etc… tambien los traen de alli! Indignante… en fin!!!

    Muchas gracias por leerme!

    Un saludo y disfruta de tu Pei son para enamorarse!!

    Nora.

  5. Creo que cualquiera hubiese hecho como tú. Pero esto debe ser denunciado, por que no podemos dar pie a mafias como esta que tienen a los animales en malas circunstancias y en las que muchos no sobreviven
    Yo compré mi pei en aires de al-andalús y se han portado súper bien con nosotros antes, durante y después de la compra. Incluso recuerdo un dia que los llamé por la noche por que no sabia que le pasaba a mi pei pero no se movia, temblaba y estaba muy mal.No tenía fiebre, al contrario, estaba por debajo de los 38 grados y eso es muy peligroso. El veterinario me dijo que me esperase al dia siguiente para llevarselo a consuta pero Edén necesitaba ser visto de urgencia. Asi que les llamé a ellos en un acto de desesperación y me dijo paso a paso lo que tenia que hacer, lo que le tenia que comprar en la farmacia y dar, etc. Le estoy súper agradecida y les tenemos mucho cariño sin haberlos conocido en persona. Aunque espero ir a Sevilla algún dia a visitarles.

    Cris

  6. Cuando yo compre a mi shar pei también lo conseguí a un precio mucho mas barato que los demás.. lo hice por internet, a cientos de kilómetros de mi casa,lo elegí por foto y así me mantuve hasta que lo trajeron..cuando llego, lo hizo junto a sus 6 hermanitos, los cuales estaban destinados a otro comprador que los utilizaría para una REVENTA. Al verlo junto a sus hermanitos me di cuenta que era el mas chiquito de la camada, la diferencia de tamaño era abismal, mi madre me insistía que llevara otro , por miedo a que le pasara algo.. pero yo no dude en traerlo, ya que mi corazón así lo sentía y algo me decía que yo lo tenia que salvar.. estuve día y noche despertándome con su llanto y alimentándolo cada 2 o 3 horas con su leche especial como había recomendado el veterinario.. lo que también exigió mucho gasto extra.
    y es el día de hoy que no me arrepiento de haberlo traído a casa, ya que si le hubiesen dado los mismos cuidados que a sus hermanitos quizás el no viviría ya.

  7. Hola, acabo de encontrar tu blog por casualidad y he querido formar parte de él porque los shar pei son mi debilidad. He tenido una shar pei preciosa que nos dejó hace dos años. A mi también me tomaron el pelo porque también se suponia que venía de Valencia, pero no, su destino era Rumania. La verdad es que nos enamoramos de ella mi marido y yo en cuanto la vimos, era mi niña y mi alegría, pero desde el principio tuvo muchos problemas de salud, varias operaciones y por último un problema de estómago que era irreversible y que le provocaría la muerte.
    Desde entonces no he vuelto a tener ninguno, además cuando Nuka se fue acababa de ser madre y ni me planteaba otro perro, pero no os podeis imaginar el trato de mi pei con mi hijo. Parecía su madre, siempre a su lado.
    Algún día mi hijo me pedirá tener un perro, bueno, ya lo está haciendo, y lo que tengo claro es que será un shar pei. Buscaré sitios de confianza que me den una seguridad.
    Por cierto!!! El tuyo es precioso, me encanta el color que tiene y esa carita tan arrugadita.

  8. Os recomiendo http://www.sharpeifenixfocrosa.com, son un criadero con pocos perros, los cuidan y los quieren muchisimo. Yo les compré a mi preciosidad que hoy tiene ya dos años y ahora me estoy planteando comprarles otro. Me han ayudado con mi pei durante su crecimiento y hoy en dia nos seguimos viendo y la quieren muchisimo. La verdad que lo que hacen con los perros que vienen del este no tiene nombre, por eso tenemos que concienciar a la gente de que NO COMPREN POR INTERNET NI EN TIENDAS DE ANIMALES. Siempre lo mejor es buscar criaderos especializados,informarte, ir a verlos y elegir tu mismo.

Leave a Reply